Flejadoras automáticas

Flejadoras automáticas

El proceso de flejado, que como sabrás, consiste en la unión de diversos productos o piezas a través de flejes, es indispensable para cualquier tipo y tamaño de industria. Puedes beneficiarte de él por ser una herramienta tendente a reducir y facilitar la distribución y la entrega de productos a tus clientes.

Los flejes son cintas metálicas principalmente usadas para proteger o fijar los embalajes de distinto tipo de productos (esto es, fijar bultos), en especial, pesados y muy pesados (en rigor, son aplicables para flejar tanto los objetos frágiles como los materiales robustos). Como son, además, muy resistentes a la tracción, te facilitan el traslado de gran cantidad de mercadería de forma segura.

Las máquinas flejadoras (automáticas) operan con flejes de polipropileno (PP) o poliéster (PET), dos materiales de alta calidad y sumamente confiables con los que puedes juntar o cerrar cajas, prensar papel, cerámicos, vidrios, etcétera. Simplifican el proceso de flejado (son rápidas y eficientes) y están destinadas a ser integradas a líneas de empaquetado de alta producción. No tengas reparo: sin dudas, son tanto o más cómodas y eficaces que las manuales. Solamente tocando un botón lograrás, de manera automática y sin margen de error, un tensado, un sellado y un corte del fleje perfectos.

Y podemos decirte aún más: en las flejadoras automáticas, puedes modificar el tipo de flejado, convirtiéndolo en manual o semiautomático de acuerdo a los requerimientos de cada trabajo y adaptándolo a cada necesidad.

Resultan, sin lugar a dudas, la alternativa ideal para garantizarte el transporte seguro de palets de mercancías y paquetes de gran tamaño y mayor peso. Las hay de diversos tamaños, según el tipo de industria que tengas. Llegaron y se instalaron en el rubro, revolucionando el mercado para siempre.

Con las flejadoras automáticas, el empaquetado de alta producción ha ganado tiempo y tú te has beneficiado con una significativa reducción de costes.